Meditación de forma sencilla

16 Ene
  1. Meditación sobre la respiración: Siéntate con los ojos cerrados. Fija tu atención en la punta de tu nariz. Inhala y exhala normalmente, y siente cómo el aire fluye a través de tus fosas nasales. Imagina tu respiración como una nube de luz dorada que entra y sale de tu nariz. Siente la energía que transporta tu respiración. Permite que te relaje y aquiete tu mente, pero sin forzar nada.
  2. Meditación sobre el corazón: Sentada con los ojos cerrados, centra tu atención en tu corazón. Sitúalo en la zona del pecho donde tu atención pueda fijarse con facilidad. Respira con naturalidad y permite que surjan todos los sentimientos y las sensaciones, y que pasen. Si divaga tu atención, atráela de nuevo.
  3. Meditación sobre la luz. Sentada con los ojos cerrados, imagina una luz blanca con chispas. Percibe cómo la luz llega a tus pies y sube hasta tu torso; llega a tu pecho, a tu cabeza y sale por la coronilla. Imagina que la misma luz vuelve a descender: entra por la parte alta de tu cabeza, pasa al pecho y al torso y sale por las plantas de tus pies. Ahora, céntrate en la respiración. Inhala y sube la luz de tus pies a tu cabeza. Exhala y toma la luz desde la cabeza y hazla salir por los pies. No fuerces el ritmo.
Más información: “Reinventa tu cuerpo, resucita tu alma” Deepak Chopra (Aguilar).
Anuncios

Educación en Casa

16 Ene

p { margin-bottom: 0.21cm; }

No están en contra de la escuela, ni son niños/as antisociales, ni sin límites ni tienen más lagunas en sus conocimientos que el resto. Muchos/as tienen intacta su motivación, curiosidad, imaginación y sensibilidad, lo que no siempre se puede decir de las/os niñas/os que asisten a la escuela. Por ello las familias que educan en casa piden su regularización, mientras buscan formas de vivir el aprendizaje sin problemas legales, por ejemplo, matriculándose en escuelas a distancia. En España, existe la Asociación por la Libre Educación (educacionlibre.org) y la Asociación Educar en Familia (educarenfamilia.org).

Ganar asertividad-PNL

16 Ene

p { margin-bottom: 0.21cm; }

  1. Relata los hechos: Explicar lo que te incomoda sin emitir juicios de valor te permite sentar las bases de la conversación. Se trata de decir: “Hace tres días que llegas tarde y no me llamas para avisar” (un hecho que no tiene discusión posible). En lugar de: “Estoy harta de que me faltes a la respeto con tu impuntualidad”.
  2. Expón cómo te sientes. Es el momento de comunicar a otra persona cómo te hace sentir la situación: “Me siento humillada porque no tienes en cuenta que mi tiempo también es valiosos”. Se trata de mantenerse firme en esta circunstancia, sin aceptar descalificaciones.
  3. Di qué quieres. Hazlo de forma clara y concreta: “Si vas a llegar tarde, quiero que me llames para avisarme”. Si lo hacemos de forma genérica – “Quiero que me tangas respeto”, el mensaje se perderá y no lograremos el objetivo.

Abraza y déjate abrazar

16 Ene

p { margin-bottom: 0.21cm; }

Expertas/os en la “terapia del abrazo” recomiendan dar un mínimo de cuatro abrazos diarios como medida de subsistencia, aunque consideran que ocho es la cifra adecuada para mantenerse en plena forma y doce los que pueden ayudarnos en nuestro crecimiento personal.
Por lo tanto abraza a tú pareja, a tus amistades, familiares, a tus hijas/os…. ya que nos da seguridad, confianza, autoestima, rebaja los niveles de estrés y estrecha las relaciones personal. Según una investigación realizada por la Universidad de Columbia (EEUU), esto es debido a que cada vez que abrazamos nuestro cerebro genera la oxitocina, que es la hormona del amor, envolviéndonos en un manto de bienestar y cariño.

Videos del parto es nuestro

14 Ene

Si teneis curiosidad por ver vídeos sobre partos, existe una web donde podeis encontrar una gran diversidad de partos, desde primeros partos, partos vaginales después de cesáreas, documentales, etc.

Ahí teneis el enlace:

http://www.elpartoesnuestro.es/index.php?option=com_content&task=view&id=233&Itemid=101

Pilates y yoga para embarazadas

14 Ene

A continuación se muestran una serie de videos que pueden ser útiles para mujeres embarazadas.

Unos vídeos de pilates:

Unos vídeos de Yoga:

Elasticidad Lumbar

Meciendo a tú bebé
Ejercicios para abrir el canal de nacimiento

Ejercicio para abrir la pelvis

Separaciones Tempranas

23 Nov

p { margin-bottom: 0.21cm; }

La necesidad básica primordial de todo niño humano, es el contacto corporal y emocional permanente con otro ser humano. No es más complicado que “eso”. Sin embargo, algo que debería ser sencillo y espontáneo, lo hemos convertido en un problema. Casi todos apuntamos a que el niño pequeño “no nos moleste”. Es extraño. Ninguna otra especie de mamíferos pretendería algo tan insólito de su propia cría. Pero para los humanos es común determinar que lo mejor es “dejarlo llorar”, “que no se mal acostumbre” o “que no se vuelva caprichoso”. Y nos resulta totalmente habitual que el cuerpo del niño esté separado: Solo en su cuna. Solo en su cochecito. Solo en su sillita.

Apenas nace, suponemos que debería dormir solo. Crece un poco, y ya opinamos que es grande para pedir brazos o mimos. Y si crece un poco más, es grande para quedarse en casa. Luego es grande para llorar. Después es grande para no quedarse en una fiesta de cumpleaños. Y por supuesto, siempre es grande para hacerse pis, o para tener miedo de los mosquitos o para no querer ir a la escuela. Si todo lo que necesitaba desde el momento de su nacimiento fue contacto y no lo obtuvo, sabe que su destino es quedarse solo. La necesidad de contacto no desaparece al no obtenerla, entonces su mejor opción será cambiar el modelo de llamada hacia un sistema más “escuchable” para el adulto y posiblemente más molesto. Generalmente el niño enferma. Casi todos los niños están enfermos de soledad. Pero los adultos no reconocemos en la enfermedad del niño, la necesidad desplazada de contacto y presencia.
Ahora bien, si cada uno de nosotros tuviésemos la valentía de recordar y sentir el dolor sufrido a causa de los métodos de crianza y educación que hemos padecido, y si pudiésemos ponernos las manos sobre el corazón y recordar las vejaciones, humillaciones y desamparos que hemos sufrido siendo niños, comprenderemos que todo esto se trata de una revancha. Descargamos la impaciencia, la incomprensión, la desdicha y el odio del que fuimos víctimas. Ahora pretendemos salvarnos y no tocar al niño, porque tocar nos duele. Nos duele el cuerpo rígido por falta de amor, nos duele la moral, nos duele el alma. ¿Estamos dispuestos a hacer algo por las futuras generaciones? Entonces resolvamos nuestro dolor infantil y pongamos nuestro cuerpo a disposición de quienes son niños hoy.