Archivo | Curiosidades RSS feed for this section

Veinte minutos en la naturaleza

16 Ene
Según un estudio realizado por la Universidad de Rochester (EEUU), publicado en el Journal of Environmental Pshychology, es muy fácil obtener una dosis extra de vitalidad, dando por resultado una mejora de nuestro ánimo y capacidad para afrontar las tareas diarias, además de podernos recuperar de muchas enfermedades, sólo pasando veinte minutos diarios en contacto con la naturaleza.

Meditación de forma sencilla

16 Ene
  1. Meditación sobre la respiración: Siéntate con los ojos cerrados. Fija tu atención en la punta de tu nariz. Inhala y exhala normalmente, y siente cómo el aire fluye a través de tus fosas nasales. Imagina tu respiración como una nube de luz dorada que entra y sale de tu nariz. Siente la energía que transporta tu respiración. Permite que te relaje y aquiete tu mente, pero sin forzar nada.
  2. Meditación sobre el corazón: Sentada con los ojos cerrados, centra tu atención en tu corazón. Sitúalo en la zona del pecho donde tu atención pueda fijarse con facilidad. Respira con naturalidad y permite que surjan todos los sentimientos y las sensaciones, y que pasen. Si divaga tu atención, atráela de nuevo.
  3. Meditación sobre la luz. Sentada con los ojos cerrados, imagina una luz blanca con chispas. Percibe cómo la luz llega a tus pies y sube hasta tu torso; llega a tu pecho, a tu cabeza y sale por la coronilla. Imagina que la misma luz vuelve a descender: entra por la parte alta de tu cabeza, pasa al pecho y al torso y sale por las plantas de tus pies. Ahora, céntrate en la respiración. Inhala y sube la luz de tus pies a tu cabeza. Exhala y toma la luz desde la cabeza y hazla salir por los pies. No fuerces el ritmo.
Más información: “Reinventa tu cuerpo, resucita tu alma” Deepak Chopra (Aguilar).

Educación en Casa

16 Ene

p { margin-bottom: 0.21cm; }

No están en contra de la escuela, ni son niños/as antisociales, ni sin límites ni tienen más lagunas en sus conocimientos que el resto. Muchos/as tienen intacta su motivación, curiosidad, imaginación y sensibilidad, lo que no siempre se puede decir de las/os niñas/os que asisten a la escuela. Por ello las familias que educan en casa piden su regularización, mientras buscan formas de vivir el aprendizaje sin problemas legales, por ejemplo, matriculándose en escuelas a distancia. En España, existe la Asociación por la Libre Educación (educacionlibre.org) y la Asociación Educar en Familia (educarenfamilia.org).

Ganar asertividad-PNL

16 Ene

p { margin-bottom: 0.21cm; }

  1. Relata los hechos: Explicar lo que te incomoda sin emitir juicios de valor te permite sentar las bases de la conversación. Se trata de decir: “Hace tres días que llegas tarde y no me llamas para avisar” (un hecho que no tiene discusión posible). En lugar de: “Estoy harta de que me faltes a la respeto con tu impuntualidad”.
  2. Expón cómo te sientes. Es el momento de comunicar a otra persona cómo te hace sentir la situación: “Me siento humillada porque no tienes en cuenta que mi tiempo también es valiosos”. Se trata de mantenerse firme en esta circunstancia, sin aceptar descalificaciones.
  3. Di qué quieres. Hazlo de forma clara y concreta: “Si vas a llegar tarde, quiero que me llames para avisarme”. Si lo hacemos de forma genérica – “Quiero que me tangas respeto”, el mensaje se perderá y no lograremos el objetivo.

Abraza y déjate abrazar

16 Ene

p { margin-bottom: 0.21cm; }

Expertas/os en la “terapia del abrazo” recomiendan dar un mínimo de cuatro abrazos diarios como medida de subsistencia, aunque consideran que ocho es la cifra adecuada para mantenerse en plena forma y doce los que pueden ayudarnos en nuestro crecimiento personal.
Por lo tanto abraza a tú pareja, a tus amistades, familiares, a tus hijas/os…. ya que nos da seguridad, confianza, autoestima, rebaja los niveles de estrés y estrecha las relaciones personal. Según una investigación realizada por la Universidad de Columbia (EEUU), esto es debido a que cada vez que abrazamos nuestro cerebro genera la oxitocina, que es la hormona del amor, envolviéndonos en un manto de bienestar y cariño.